domingo, 22 de noviembre de 2015

XXV-Algo parecido a un polen

Un suceso del pasado en blanco y negro: gentes de una antigüedad desconocida conviviendo felices, varias mujeres morenas, despeinadas, levitan no por magia sino por características biológicas de su raza. Todos son ajenos a que en el jardín se libra una batalla, dos abejorros del tamaño de las nueces chocan sus cuerpos en el aire, poderes oscuros enfrentados que se matan dejando en suspenso algo parecido a un polen. Hasta hoy.


El presente en color: seres humanos sin mirarse, sin recordar las medidas de agua y leche en polvo para el biberón, perdiendo autobuses de vuelta a la colmena, hay rejas donde saludarse e incluso algunos se besan en los labios a través de los barrotes, con el frío de éstos besándoles a su vez las mejillas. Un joven se ha parado junto al jardín, observa la ventana del primer piso de una casa rectangular blanca, allí una mujer camina haciendo sonar los tacones y trabaja con máquinas antiguas en asuntos nuevos. Hace agujeros y él que la mira cae cada vez más dentro. Coge aire por lo que viniera y, sin saberlo, respira algo parecido a un polen, residuo de una guerra. Qué no querrá esa mujer que hace temblar la tierra. El chico pisa la hierba dispuesto a arrancarle flores pero no hay ninguna abierta, sólo tallos acabados en capullos verdes. Corre la ciudad, el mundo en varias vueltas: ya no hay flores. No regresa.

Foto de alegri

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...

...